MACACOS SAGRADOS EN BALI

MACACOS SAGRADOS EN BALI

Fitxa M. fascicularis

Los macacos de cola larga (Macaca fascicularis) son unos de los primates con mayor capacidad de adaptación. Se les puede encontrar en grandes grupos en prácticamente todo el sudeste asiático, ocupando tanto entornos urbanos como naturales.

Como otras especies de macacos, viven en grupos de varias decenas de individuos donde predominan las hembras, entre las que se establece una jerarquía matriarcal hereditaria claramente definida. Estos grupos también cuentan con machos alfa que copularán con mayor número de hembras y más frecuentemente que el resto de machos del grupo.

 

Los macacos del Monkey Forest de Ubud

Bali alberga a un gran número de estos primates que se han convertido en una atracción turística más de la ciudad de Ubud. Su principal núcleo de población se encuentra en el denominado Monkey Forest de Padangtegal (Mandala Wisata Wanara Wana), un complejo de templos donde habitan varios centenares de macacos.

IMG_2190

El Pura Dalem Agung is el principal de los tres templos construidos en el siglo XIV que constituyen el complejo, el segundo es el Pura Prajapati, el Templo de la Muerte, usado para funerales y cremaciones. Y el tercer templo, es el Templo del Baño Sagrado.

IMG_2245

IMG_2229

IMG_2209

IMG_2220

IMG_2223

IMG_2244

Además, en Bali hay otros dos grandes complejos donde habitan: el Monkey Forest de Alas Kedaton cerca de Tabanan, y el Monkey Forest de Sangeh.

Se han establecido cinco grandes grupos en el Monkey Forest, cada uno con su territorio diferenciado. Unos se ubican frente al templo principal, otros cerca del Parque Michelin, otros en la zona este, otros en el área central, y el último grupo en la zona del Pura Prajapati.

Son de hábitos diurnos, por lo que los visitantes pueden observar con facilidad y cercanía sus actividades cotidianas como cópulas, luchas, grooming, o los cuidados a las crías.

IMG_2249

 

IMG_2290

 

Una población descontrolada

Pese a que podría llegar a ser un lugar donde acercarse a los macacos con respeto y sin interferir negativamente sobre ellos, el Monkey Forest constituye un ejemplo de pésima gestión en ese sentido. Cada vez hay más macacos y con un comportamiento más peligroso para los humanos.

IMG_2269

El personal del templo los alimenta tres veces al día con batata dulce, lo que constituye su alimento principal. También se les suministran papayas, maíz, pepinos, cocos y otras frutas locales. Sin embargo, los turistas se han convertido en otra fuente más de comida, y pese a que está prohibido alimentar a los animales si no es con las bananas que se venden en el propio parque, muchos visitantes les siguen ofreciendo comida.

IMG_2284

IMG_2295

Hoy en día existen numerosos ejemplares obesos por una dieta inadecuada, aunque el problema principal es que los macacos han perdido el miedo a los humanos. Generalmente no se acercan a las personas que no aparenten llevar comida, pero a veces suben encima de los turistas, y no dudan en meter su mano en bolsas, mochilas o bolsillos. Intentar privarles de la comida, o apartarlos puede acabar con un mordisco. El personal del templo utiliza tirachinas para tratar de intimidar a los animales agresivos e intervenir rápidamente en las confrontaciones entre macacos y humanos, pero los ataques son muy rápidos, y de hecho, durante nuestra visita pudimos ver dos mordeduras en directo. Toda mordedura producida por un primate es seria, principalmente por la carga bacteriana que acarrea, pero también por la transmisión algunos peligrosos virus para nosotros, como el Herpes Virus B.
IMG_2260

IMG_2276

La abundante comida, un clima favorable, y la ausencia de depredadores han supuesto que la población de macacos se dispare. Los conflictos entre los cinco grupos por defender sus fronteras son constantes, lo que les obliga a alejarse del templo para ampliar su territorio y buscar comida. Dan buena cuenta de las ofrendas religiosas que los ciudadanos depositan en contenedores fabricados con hojas de palma, y cada vez son más frecuentes los hurtos en comercios y casas particulares. Un comportamiento que ya ha provocado que algunos políticos locales propongan matanzas de estos animales, sin que de momento se haya llevado a cabo ninguna.

IMG_2187

Llegar hasta el Monkey Forest

Visitamos Bali en el verano de 2009, siendo esta la isla más popular de Indonesia. En su interior se encuentra Ubud, una ciudad dónde conocer la cultura y la naturaleza de la isla. A diferencia de las principales zonas turísticas del sur de Bali, esta área tiene bosques, ríos, temperaturas más frescas y menos tráfico. Y en Ubud y sus alrededores hay pequeños hoteles y agencias con servicios para relajarse, aprender a cocinar, observar aves, o simplemente caminar por las montañas y los increíbles paisajes de arrozales.

Las principales compañías aéreas ofrecen vuelos a Bali durante todo el año. Y desde el aeropuerto de Denpasar se puede tomar un taxi hasta Ubud por unas 200.000 IDR.

El Monkey Forest se encuentra al final de la Monkey Forest Road en Ubud. Se puede ir dando un paseo desde el centro de Ubud. Desde la zona del mercado hay una media hora de camino a través de una zona repleta de comercios de artesanía local, restaurantes y cafés.

Entrada

La entrada costaba entonces 15.000 IDR, lo que permitía acceder a todo el recinto desde las 8 hasta las 18h.