MACACOS DE COLA DE CERDO EN TAILANDIA

 

IMG_4418

Fitxa M. nemestrina

LAS “ESCUELAS” PARA MONOS DE TAILANDIA

Los macacos de cola de cerdo han sido usados en varios países asiáticos y desde tiempos inmemoriales para la recolección de frutos, especialmente en las plantaciones de cocos. Los macacos pasaron a ser un animal de trabajo en las pequeñas explotaciones agrícolas, como los búfalos o los elefantes. Una ayuda al sustento de muchas familias rurales. Tailandia es quizás el lugar donde todavía permanece más viva esta tradición.

IMG_4427
Generalmente, los animales son entrenados mediante castigos severos, y aunque con el transcurso del tiempo se alzaron algunas voces críticas contra estos métodos de entrenamiento, proponiendo alternativas al maltrato, la vida para muchos de estos primates es un auténtico calvario.

El propietario de uno de estos animales que quiera entrenarlo deberá invertir una fuerte suma de dinero. Las denominadas escuelas para monos ofrecen programas de aprendizaje distribuidos en dos fases básicas, con un coste para cada una que ronda los 5000 y 25000 THB respectivamente. En la primera etapa, se requieren entre 3 y 6 meses para que los macacos sean capaces de seleccionar los frutos maduros y arrancarlos, así como a liberarse de la cuerda en caso de que se enrede en los árboles. En una segunda fase aprenden a recoger cocos del suelo y a almacenarlos en sacos o en camionetas.

El destino de algunos macacos en Tailandia ha sido pues el de convertirse en mano de obra barata o, más bien, en esclavos. No resulta difícil encontrar crías de macaco en los mercados tailandeses con precios que no superan los 10000 THB. Y una vez entrenado, un macho de macaco podría recoger hasta 1000 cocos diarios, muchos más que un operario cualificado. Además, si el propietario del animal ofrece sus servicios a terceros, recibiría unos 2 THB por coco recogido. Para los humanos resulta un negocio redondo, para el animal una injusta condena a trabajos forzados.

El School of Monkeys de Chiang Mai

La estela de estos centros de entrenamiento, de estas escuelas para monos, ha acabado degenerando en destinos todavía peores para ellos. En 2011 y casi por casualidad acabamos en la puerta de School of Monkeys en la zona de Chiang Mai y decidimos comprobar con nuestros propios ojos lo que allí sucedía. Es una de las excursiones turísticas habituales en esa zona del país, junto con las visitas a granjas de cocodrilos, experiencias con elefantes, tigres o encantadores de cobras. Lo que ofrecen como un centro de recuperación y reintroducción de primates, es en realidad el lugar más tétrico e intolerable que hemos visitado. Y por desgracia no es el único lugar similar en Tailandia.

Allí, aproximadamente una docena de macacos sobreviven encadenados por el cuello a una gruesa estaca de la que sólo se les libera durante el momento en que participan por turnos en un espectáculo lamentable para turistas.

IMG_4413

A parte de macacos de cola de cerdo, en una destartalada jaula se encontraba un ejemplar de gibón de manos blancas (Hylobates lar).

IMG_4412

IMG_4431

IMG_4432

IMG_4433

IMG_4436

IMG_4439

Durante el transcurso del espectáculo los animales son vestidos ridículamente, se les obliga pedalear sobre un triciclo y a transportar cestos con flores que ofrecen a los asistentes. La habilidad de los macacos para la recolección de cocos, girando los frutos con ambas manos para hacerlos caer, se utiliza para que los animales encesten balones. También utilizan su capacidad para bucear con el fin de hacerles recoger monedas que los turistas lanzan a un pequeño estanque.

llengua