IFRANE, EL BOSQUE DE LOS MACACOS

IFRANE, EL BOSQUE DE LOS MACACOS

El macaco de Berbería (Macaca sylvanus) es nativo de los bosques de Marruecos y Argelia. Su modo de vida está estrechamente ligado al de los cedros del Atlas (Cedrus atlantica), unos magníficos árboles que crecen principalmente en alturas de 1600-1700 m sobre el nivel del mar, por lo que cedros y macacos se pueden observar en el Medio y Alto Atlas, así como en el Riff.

IMG_1290

La UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) advirtió de la delicada situación de esta especie a principios de los años ochenta. Sin embargo, no fue hasta 2004 cuando se reconoció oficialmente que se encuentra en peligro de extinción. Los últimos censos cifran entre 8.000 y 10.000 individuos los integrantes de las diferentes poblaciones.

IMG_1273

Uno de los mejores lugares donde observar libres a los macacos es el Parque Nacional de Ifrane, en Marruecos. Para conocerlo, contactamos con la primatóloga canadiense Liz Campbell, quien trabaja sobre el terreno para la Moroccan Primate Conservation Foundation (MPC). Desde 2003, la MPC trabaja por la  conservación de la especie en Marruecos, colaborando con el gobierno marroquí.

IMG_1218

Tuvimos la suerte de que Campbell nos acompañase durante gran parte de nuestra visita. Conoce perfectamente el terreno, e identifica a prácticamente todos los ejemplares de la zona por su fisonomía facial. Y puesto que viajamos hasta allí en diciembre, en plena temporada de apareamiento, nos mostró como a las hembras en celo también se las puede diferenciar por el visible aumento y enrojecimiento del trasero al que se conoce como balloon. Cada momento que pasamos con ella fue un aprendizaje para nosotros que agradecemos enormemente.

IMG_1309

Un enclave privilegiado

El Parque Nacional de Ifrane, ubicado en el Atlas Medio, cuenta con más de 500 km² de extensión. Antiguamente fue el hogar del león del Atlas, emblema de la ciudad de Ifrane. Alberga el mayor bosque de cedros del Atlas y posee una gran riqueza biológica. Además, durante el invierno recibe a un gran número de esquiadores que acuden a la  estación de esquí de Michlifen.

IMG_7123

En el Parque se calcula que habitan 9 grupos de macacos que abarcan unos 10 km2 de terreno. No se muestran demasiado territoriales, y en la zona que visitamos pudimos observar a 3 de estos grupos distribuidos en un territorio que ronda los 4 km2.

IMG_7107

Los cedros del Atlas son el eje de este complejo ecosistema, y resultan esenciales para la supervivencia de los macacos. Los árboles ofrecen seguridad a los macacos, y en sus ramas duermen en grupos cediendo los lugares interiores a los más jóvenes para guarecerse en las frías noches.

IMG_1347

Los macacos tienen una dieta variada a base de bellotas, moras, bayas de rosal silvestre y de espino, o setas. También pasan gran parte del día escudriñando entre la tierra que remueven los jabalíes (Sus scrofa), y levantando piedras en busca de artrópodos e insectos. Y ocasionalmente toman huevos, e incluso pequeñas aves.  Sin embargo, durante los meses de invierno la nieve cubre el Parque, entonces la corteza y hojas del cedro acaban siendo el único alimento accesible para los macacos.

 

Bebés robados, el lado más oscuro de Ifrane

La convivencia entre macacos y humanos no resulta fácil, y el futuro de los macacos de Berbería depende claramente de cómo se llegue a equilibrar esta compleja relación.

IMG_1410

En Ifrane se permite de manera regulada la tala de cedros por parte de los habitantes locales, lo que puede alterar el territorio de los macacos. Los pastores cortan las ramas bajas de los cedros para alimentar a sus rebaños de ovejas, y no permiten que los macacos se acerquen a los lugares donde beben agua los rebaños y sus perros.

Otro de los grandes problemas es el de los atropellos. Algunos animales se han acostumbrado a aceptar la comida que les ofrecen los visitantes cerca de la carretera. Hoy en día los macacos se muestran menos precavidos ante la presencia de los vehículos, y los atropellos son habituales.

IMG_7168

Por supuesto han perdido el miedo a los humanos, a quienes ven como una fuente de alimento fácil. Los grupos de macacos que se encuentran en la zona más turística de Ifrane, difieren en cuanto a costumbres de sus congéneres que viven en el bosque. Los macacos pertenecientes a grupos “turísticos” se levantan más tarde, y conocen perfectamente los horarios de máxima afluencia de visitantes. También se muestran más juguetones y a la vez más agresivos, pues no emplean prácticamente energía en buscar comida.

IMG_1408

En Ifrane los visitantes, principalmente locales, pueden comprar plátanos o cacahuetes para los macacos a los vendedores ambulantes, pero también aceptan casi cualquier cosa, por lo que no dudan en intimidar a los humanos para sustraerles toda la comida que porten.

IMG_1442

Los mordiscos no son habituales, aunque sí se observan exhibiciones de agresividad e incluso arañazos para conseguir su botín. Esa comida que obtienen de los visitantes ha desembocado en otro problema. Los estómagos de los macacos están adaptados para comer alimentos fibrosos y de baja digestibilidad, y los plátanos y otros alimentos que obtienen de los humanos pueden causarles problemas gastrointestinales. Así mismo, a medio plazo un exceso de azúcar puede conducir fácilmente a problemas de obesidad y diabetes, además de resultar perjudicial para su dentición.

IMG_1461

Aunque el mayor problema de los macacos de Ifrane es el tráfico ilegal de esta especie. Y este es el principal motivo que nos llevó hasta Marruecos para documentar de primera mano lo que allí sucede.

IMG_1415

Ifrane es un enclave natural privilegiado y a la vez el lugar de Marruecos donde se producen más raptos de bebés de macaco. Unos bebés que acaban en casas particulares del país, vendidos ilegalmente para realizar fotografías con ellos en zonas turísticas de Marruecos, o incluso llegando a ser transportados hasta Europa para venderlos como mascotas.

IMG_7160

No se dispone de datos globales, pero como nos explicó Liz Campbell durante nuestra visita, en los últimos años en este Parque Nacional han sido multitud los bebés robados. Como ejemplo, en el año 2013 en los 5 grupos controlados entonces por la MPC, desaparecieron un 33% de las crías de macaco. Una cifra desgarradora que gracias al trabajo realizado por la MPC no se ha vuelto a dar. Y de hecho, en 2015, no se ha producido ninguna falta entre los 63 pequeños nacidos en los 8 grupos que monitoriza esta organización.

IMG_7148

Los meses más críticos son los comprendidos entre julio y septiembre, cuando los pequeños tienen unos 2 o 3 meses. Con esa edad, son relativamente fáciles de manipular por los humanos, sin embargo sin los cuidados de su familia, sin una dieta adecuada y sin las defensas que contiene la leche materna gran parte de ellos no llegarán a superar el invierno.
Muchos de los bebés son robados de manera fortuita por visitantes ocasionales que se encuentran con una cría y la capturan como mascota, sin pensar demasiado en las consecuencias. Sin embargo, otro tipo de capturas se organizan por encargo y se caza a varios animales a la vez que venderán en el mercado negro por no más de 50 euros. Para arrebatárselos a sus familias drogan a los grupos utilizando medicamentos mezclados con comida o incluso alcohol.

IMG_7170

El robo de los bebés no sólo supone un grave trauma para estos pequeños, todo el grupo se resiente por la situación. En los macacos de Berbería, los bebés tienen una función esencial para mantener la paz y la cohesión del grupo.

IMG_7128

Sin olvidar las jerarquías matriarcales que se establecen en los grupos, los apareamientos se realizan entre varios ejemplares, por lo que dentro del grupo no resulta fácil discernir quien es el padre biológico de un pequeño. En momentos de tensión entre adultos, sostener a una cría ayuda a calmar la situación, pues ningún macaco atacará a otro que porte a un pequeño que bien podría ser su hijo. Además, los machos se muestran colaboradores durante la crianza y gustan de la compañía de los bebés.

Las pérdidas entre los macacos son siempre dolorosas. Al fallecer un miembro del grupo, especialmente si es una cría, los demás tratan de estimularlo e incluso practican el acicalamiento o grooming con él. En ocasiones, las hembras pueden llegar a cargar con la cría muerta durante días. También cuando desaparecen los bebés, el grupo entero se resiente. Liz nos contó como en el año 2013 los furtivos raptaron a 4 de los 6 bebés que había en uno de los grupos. El resto de animales mostró un comportamiento nervioso, emitiendo vocalizaciones de llamada durante varios días.

IMG_7131

Rara vez los pequeños robados de Ifrane vuelven a ser libres. La reintroducción de los animales recuperados es difícil.

 

Los ecoguardas de Ifrane

Para evitar estos raptos y facilitar la convivencia entre primates humanos y no humanos, desde la MPC se ha formado a un equipo de 7 ecoguardas que patrullan la zona a pie y en bicicleta.

IMG_7157

El equipo lo forman jóvenes de la zona que se implican en cambiar esta situación, realizando una gran tarea de concienciación con la población local.  Para difundir la importancia ecológica de esta especie, se trabaja con los pastores para conseguir compatibilizar la actividad ganadera con la conservación de los bosques y de los macacos que los habitan. Se organizan limpiezas en estas zonas boscosas, e interaccionan con los visitantes para explicarles como comportarse en presencia de los animales.

IMG_1337

Mohammed,  coordinador de los ecoguardas de Ifrane relata como actúan ante la presencia de cazadores furtivos, otra de sus principales funciones. Su mera presencia produce un claro efecto disuasorio. Al detectar a un furtivo emiten aviso al personal del Parque, procurando obtener imágenes de los hechos y aportando su localización. En ocasiones es difícil distinguir a los malintencionados de los simples turistas que se acercan a los macacos.

Desde la MPC también se trabaja en un incipiente proyecto de turismo en Ifrane, con el fin de que la presencia de los primates se convierta en un motor del desarrollo económico local, respetuoso con la especie y su entorno.

IMG_7113

Y a medio plazo, el gran reto de futuro para esta especie es que el gobierno marroquí tome el testigo de la MPC, siendo la administración pública quien dedique los recursos necesarios para garantizar la supervivencia de la especie.

Como llegar

Para llegar hasta las zonas de observación de macacos de Azrou podemos hacerlo en un vehículo particular o bien en transporte público. Si elegimos la primera opción es recomendable utilizar un vehículo todoterreno para acceder, especialmente en invierno.

En nuestro caso nos desplazamos desde la ciudad de Fez en transporte público. Si en vez de alojarse en la bulliciosa Fez, se prefiere pernoctar en Azrou hay varias opciones económicas para hacerlo. No todos los alojamientos de Azrou se encuentran en los buscadores habituales de internet, por lo que contratar directamente en el lugar resulta la mejor opción.

En Fez existen 2 estaciones de autobús. La principal, está cerca de Bab Bou Jeloud (la Puerta Azul, el principal acceso a la Medina) y desde allí van saliendo, a medida que se llenan, algunos autobuses hacia Azrou. Resulta más recomendable utilizar la estación de la compañía CTM y los grand taxi para Azrou, que se encuentra en la place Allal el-Fassi del distrito Atlas. Un petit taxi desde la Medina a la estación de CTM cuesta unos 15 DH.

En cuanto a los horarios de los autobuses CTM, pese a lo que indica en su página web, los autobuses tardan realmente entre 1,5 y 2 horas en cubrir el trayecto.  El precio del billete es de 30 DH por trayecto.

Otra opción más rápida es tomar en la misma estación un grand taxi. Estos son compartidos entre 6 personas, salen en cuanto están llenos, y en poco más de una hora llegan a su destino. El precio es de unos 30 DH por trayecto, algo más si se trata de furgonetas.
Una vez en la estación de Azrou, se puede negociar con un taxi por unos 200 DH para ir hasta el bosque, esperar allí dos o tres horas y volver.

IMG_1469

En toda la zona podemos observar macacos, sin embargo hay 3 zonas de observación especialmente concurridas por estos primates. Al primer punto se accede desde Azrou  tomando la N13 a Midelt. Tras dejar a la derecha una gasolinera Afriquia y conducir unos 6 km se llega al aparcamiento donde se sitúan algunos vendedores de rocas y fósiles. Allí, se suelen encontrar los grupos de macacos más habituados a los turistas.

IMG_1422

El segundo punto se encuentra en el extremo sur del bosque de cedros y se puede acceder caminando unos minutos desde el aparcamiento.

IMG_1310

Y para llegar hasta el tercer punto, podemos hacerlo tras una caminata de unos 3 km desde el aparcamiento, disfrutando del paisaje. O bien dirigirse hacia el este desde Azrou por la N8 hacia Ifrane. Después de unos 4 km se pasa por un conjunto de edificios muy ornamentados situados a la derecha, y 1 km después se debe tomar una carretera  a la derecha señalizada como de camino al Cedro Gouraud. Tras 4 km se llega a la explanada de grava donde está situado este imponente cedro muerto.

IMG_1345

IMG_7099

Vale la pena dedicar al menos una jornada completa para poder visitar las tres localizaciones, y así poder observar el comportamiento que se da en los miembros de los distintos grupos.