GIBONES EN BORNEO

IMG_0559

Fitxa Hylobates albibarbis

LOS GIBONES DE CAMP LEAKEY

Kalimantan, el área indonesia de la gran isla de Borneo, es el lugar perfecto para ver de cerca a los orangutanes de Borneo (Pongo pygmaeus). También es un emplazamiento ideal para observar con relativa facilidad a otros primates como násicos (Nasalis larvatus), macacos de cola larga (Macaca fascicularis) y gibones de barba blanca (Hylobates albibarbis).

IMG_8966

En 2009 visitamos el parque nacional de Tanjung Puting, el lugar donde se encuentra Camp Leakey. La construcción de esta estación de investigación primatológica fue impulsada en 1971 por la Dra. Biruté Galdikas y su marido. Debe su nombre a Louis Leakey, paleo-antropólogo y mentor también de la Dra. Jane Goodall y la Dra. Dian Fossey.

Camp Leakey empezó con dos cabañas de madera, y hoy en día cuenta con varios edificios donde trabajan científicos, guardaparques, y estudiantes de todo el mundo. Así, como las instalaciones necesarias para la reintroducción de orangutanes en su medio natural. Para llegar hasta Camp Leakey podeis consultar el artículo que escribimos sobre los násicos.

Con un poco de suerte, en los alrededores de la estación se puede observar al gibón de barba blanca (Hylobates albibarbis), una de las 14 especies de gibones que habitan en Asia.

IMG_0349

Forman parejas monógamas, aunque no siempre estables, y guardan celosamente de sus territorios, que abarcan entre 20 y 30 hectáreas.

Tras una gestación de 7 meses nace generalmente una sola cría. Ambos miembros de la pareja se encargan de las atenciones. Los pequeños se destetan alrededor de los dos años, aunque como en otros simios los cuidados se prolongan. Empiezan a ser autónomos sobre los 4 o 5 años, pero hasta los 8 años no abandonan la protección de sus padres para formar su propia familia.

IMG_0558

En Camp Leakey pudimos fotografiar a una pareja que rápidamente se volvió a esconder en la jungla. Un momento breve pero intenso.

La voz de la jungla, en peligro

Los gibones son conocidos por su particular método de locomoción, la braquiación. Sus largos brazos y manos junto con un pulgar corto, les permite anclarse y balancearse entre las copas de los árboles a velocidades vertiginosas con saltos que abarcan más de 10 metros de distancia.

Sin embargo, la característica que les ha hecho más famosos es la de sus potentes vocalizaciones. Su sonido se puede oír a largas distancias y sirve tanto como para mostrar su localización y defender su territorio, como para establecer y mantener los lazos entre las parejas.

Cada pareja desarrolla sus propias variaciones y se dejan oír principalmente al amanecer.

Estos gibones se encuentran amenazados, principalmente por la deforestación de sus hábitats para el cultivo de la palma. Pero sus melodías también facilitan que los furtivos los localicen y capturen para carne, para el comercio de mascotas, o por las supuestas propiedades contra el reumatismo que le atribuye la medicina china a sus huesos.