IFRANE, EL BOSQUE DE LOS MACACOS